“La presión del tiempo corrompe gradualmente el estándar de calidad y perfección del programador, y esto tiene un efecto muy negativo tanto en las personas como en los productos.”

Niklaus Wirth